Cómo Accenture fue mi mejor inversión

Cuando salí de la Universidad no tenía claro por donde quería llevar mi carrera profesional. No tenía una vocación definida y mi carrera de Administración de Empresas, al ser tan genérica y polivalente, me permitía empezar muy diferentes caminos.

Al final decidí entrar en una empresa que me permitiera hacer un poco de todo. Que trabajase en varias industrias y tuviese diferentes proyectos. Para probar e intentar encontrar que es lo que me gustaba. En este punto parecía claro que tenía que empezar en consultoría pero ¿En qué empresa? En cuanto abrí los ojos vi que la que mejor fama tenía era Accenture. Vemos aquí otra similitud con la inversión, el análisis fundamental de la compañía ya había comenzado cuando me llegan inputs de que esta compañía es la mejor en su sector.

Tras varias entrevistas tuve la suerte de entrar. Estuve allí varios años y por diferentes motivos (principalmente por qué quería viajar más) acabé saliendo. Guardo buenos amigos, recuerdos y aprendizajes de esa empresa y no descarto volver a ella en el futuro.

No me di cuenta de todo lo que suponía Accenture hasta que salí de ella. Todas las entrevistas y todos los trabajos que he tenido después han sido sin duda gracias a mi pasado en Accenture. Haber estado en esta empresa me había abierto cientos de puertas. Haber estado en Accenture supone haber sufrido, no haber dormido varias noches, trabajado más de 60 horas semanales, ejercido varios puestos por encima del que te corresponde y soportado gran presión. Haber trabajado en Accenture supone haber aprendido en un año lo que en otras empresas se aprende en 3. No importa si el trabajador pasa o no por estas circunstancias (seguramente sí, si ha estado varios años), lo que importa es que ese es el sello de Accenture, la marca de Accenture. Y evidentemente esto se valora en el mercado.

Curiosamente os contaré que Accenture permitía que destinaras creo recordar un máximo del 10% de tu nómina a sus acciones, con un porcentaje de descuento. Pena que no estaba interesado en la inversión cuando entré ya que habría sido una buena inversión:

ACN GRAPH

Finalmente Accenture entró en mi cartera. Otra vez se diluye la línea que separa la vida y la inversión, rigen los mismos principios. Como diría Lynch, el análisis fundamental ya lo había hecho al conocer y decantarme profesionalmente por esta empresa.

Os estaréis preguntando por qué os cuento esta historia. La cuento para que veamos que la mejor inversión es en nosotros mismos. No tiene mucho sentido no derrochar para poder ahorrar e invertir si no invertimos en nosotros mismos. En nuestro mundo veo mucha cultura del ahorro, eso es básico pero no veo suficiente cultura de desarrollo profesional. Es decir, cuanto más gane más podré invertir y más fácil será formar un patrimonio, es básico pero no lo veo lo suficiente; por eso escribo esta entrada.

Esta mejora, esta inversión en uno mismo para mejorar a nivel profesional, puede traducirse en trabajar en cierta empresa como fue mi caso, pero también puede ser aprender idiomas, lanzarse al extranjero, hacer un master, estudiar un curso gratuito (como Coursera), leer por nuestra cuenta para ser más especialista en nuestro sector,… puede ser hasta tomar un café con el jefe y mejorar las relaciones sociales, tan importantes en el ámbito laboral.

Aquí también aplica la capitalización compuesta, cuando antes invirtamos en nosotros mismos antes podremos dar un salto profesional y antes podremos acceder a mejores puestos. Hablo de asalariados pero es perfectamente aplicable a emprendedores.

Además, por otro lado esta inversión en nosotros mismos nos posibilita avanzar hacia trabajos que nos agradan más. Si estamos cansados de nuestro trabajo podemos formarnos para saltar a otro ámbito, esto no hay que verlo como un paso atrás, hay que verlo como un cambio para mejorar, ya que al gustarte más te esforzarás más y eso se traducirá en una mejora laboral. Hay que verlo como una flecha en un arco, vas atrás para salir disparado adelante en lo que nos gusta.

Leo demasiadas veces a personas que son infelices en su trabajo, ahorrando hasta la extenuación para llegar a la Independencia Financiera lo antes posible. Esto no tiene sentido, no podemos vivir una vida infeliz y de penurias esperando que llegue un día que quizá nunca llegue.

5 comentarios
  1. LancasterGate Dice:

    Totalmente de acuerdo. Hay que disfrutar el camino. Ser infeliz durante la búsqueda de la libertad financiera no tiene sentido. Es más, quien no disfruta del camino, es probable que no disfrute del final. Ahorrar e invertir sin disfrutar el presente es algo así como lo que dice Buffett de ahorrar sexo para cuando seas viejo.

    Por cierto, tu inversión en Accenture es un caso muy claro de invertir en lo que conoces y que, por eso, seguramente termine saliendo bien.

    • Mr Growth Dice:

      Gracias Lancaster. Gran frase esa de Warren, no se puede decir más claro.
      Veremos como va Accenture, están haciendo las cosas bien y el futuro tiene muchas oportunidades para ellos.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ya apunté en la entrada donde explicaba cómo Accenture había sido mi mejor inversión, deberemos de centrarnos en aumentar los ingresos. Con este tema si que deberíamos […]

  2. […] ya apunté en la entrada donde explicaba cómo Accenture había sido mi mejor inversión, deberemos de centrarnos en aumentar los ingresos. Con este tema si que deberíamos […]

  3. […] en valor tenemos que invertir en nosotros mismos. Como reza el título de este blog y hemos comentado varias veces, la inversión en uno mismo, en educación suele ser la inversión más rentable y en […]

Los comentarios están desactivados.