¿Dónde está la felicidad?

No, no os habéis equivocado de blog, ni esta es una entrada de pseudociencia o, peor, de autoayuda.

Siempre he dicho que este blog no es de Bolsa o al menos no es sólo de Bolsa. La inversión en acciones para asegurarnos una jubilación decente sólo es una de las patas de una vida equilibrada y completa. Si bien es una pata básica es sólo un escalón más en la vida.

En esta entrada veremos que la felicidad está ligada y mucho a la inversión y al crecimiento.

Comenzamos. ¿Qué nos dice Wikipedia que es la felicidad?

La felicidad (del latín felicitas, a su vez de felix, “fértil, fecundo, vivo, animado”, “colmado de suerte o fortuna”) es una emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada.

Con estas dos primeras líneas es suficiente. Por una parte tenemos que es algo vivo y animado y por otro que es subjetivo y que llega tras haber alcanzado una meta deseada.

Así que la felicidad nos llegará cuando alcanzamos una meta, un objetivo. ¿Y que es alcanzar una meta si no crecer? El crecimiento nos dará la felicidad como ya dijo la Premio Nobel que abre esta entrada.

Evidentemente estas metas serán subjetivas pero si podemos generalizar que cuanto mayor sea el objetivo mayor será la felicidad. Muy bien, pero ¿Podemos priorizar los objetivos de la vida de una forma universal? Vamos a aclarar un punto: Una meta, un objetivo es una necesidad, la convertimos en algo que necesitamos. En mayor o menor medida si no conseguimos una meta nos sentimos mal y si la conseguimos nos sentimos bien, felices. Por eso podemos adjetivar las metas como necesidades.

Bien, pues aquí ya tenemos una categorización, la famosísima pirámide de Abraham Maslow.

La pirámide de Maslow, o jerarquía de las necesidades humanas, es una teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow en su obra Una teoría sobre la motivación humana (en inglés, A Theory of Human Motivation) de 1943, que posteriormente amplió. Obtuvo una importante notoriedad, no sólo en el campo de la psicología sino en el ámbito empresarial del marketing o la publicidad. Maslow formula en su teoría una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

La escala de las necesidades se describe como una pirámide de cinco niveles: los cuatro primeros niveles pueden ser agrupados como «necesidades de déficit» (deficit needs o D-needs) (primordiales); al nivel superior lo denominó por última vez «autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o B-needs).

La idea básica es: sólo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores. Las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo en la jerarquía. 

La seguridad financiera por mucho que nos guste es el segundo escalón, sólo por encima de las necesidades fisiológicas básicas. Esto quiere decir que hacemos bien interesándonos por este peldaño, pero no nos va a dar las mayores alegrías, ni la mayor felicidad ni por supuesto la autorrealización.

Si nos volcamos en exceso en un nivel tenemos el riesgo de no llegar a otros, a los que realmente nos aportarán y nos darán la felicidad. En la búsqueda en exceso de la independencia financiera, como ya hemos comentado afectará a los siguientes niveles, mermando la afiliación y sin llegar al reconocimiento ni la autorrealización. Por ejemplo si ahorramos hasta el último café eso podría afectar a la amistad y al afecto, afectando a su vez a la confianza y al éxito. La frase de en el término medio está la virtud aquí tiene una vigencia total.

Mirando la pirámide pensad en las ocasiones en las que mejor os habéis sentido. En mi caso ha sido cuando he tenido éxito en algún objetivo que me había marcado, me he ganado la confianza de mis cercanos y sobretodo cuando he sido creativo. Como escribí en mi presentación este blog es una necesidad, una búsqueda de plasmar mis pensamientos y esto es una gota en la creatividad.

Es curioso como, pese a que el mundo cambia cada instante, encajan las ideas en teorías de hace varias décadas. Quizá los temas importantes no estén cambiando tanto al fin y al cabo. Una de las conversaciones recurrentes que tengo con mis amigos últimamente es sobre como cuando somos jóvenes nos empeñamos en transgredir las normas y como cada año que pasa somos más conscientes de que sobre todos los temas importantes de la vida se ha escrito mucho y bien y es de ingenuos no utilizar esas ideas que miles de mentes preclaras han escrito hace 10 o 10.000 años. Reconozco que muchas veces he tratado de enfrentarme sólo y de una forma pura a determinadas circunstancias y aunque esto puede hacer que saques lo mejor de ti mismo, no es menos cierto que es obvio que seguramente haya cientos de escritos sobre ese tema, donde ya alguien ha pasado por ahí y tras caerse cien veces, ha encontrado una teoría a la que poder agarrarse. No aprovechar estos escritos es, de nuevo repito, de ingenuos.

La mayor diferencia de estar viviendo en el siglo XXI o en XXI antes de Cristo es el conocimiento humano bestial que se ha acumulado en estos miles de años. Por eso estamos obligados a leerlo, a estudiarlo, a aprehenderlo. Igual que no nos imaginamos un mecánico en un taller intentando aflojar un tornillo con un martillo (aunque de todo hay) no deberíamos de desperdiciar las herramientas que nuestros antepasados, nuestros gloriosos antepasados han dejado en forma de ríos de tinta.

Por eso y en el caso que nos trae debemos de intentar buscar la autorrealización, siguiendo el camino marcado por Maslow. Es decir paso a paso y escalón a escalón. Lo mejor de esta pirámide, como toda gran teoría o herramienta es que se puede aplicar en cualquier campo, es decir, es universal. Universal y abierta, personalizable. Para algunos la autorrealización vendrá de pintar un cuadro, para otros hacer un plato de cocina y para algunos más tener una familia feliz. Para algunos la resolución de problemas será ser buen profesional en el trabajo y para otros será superar crisis personales.

Pero exactamente, ¿Qué es la autorrealización?

Vais a permitir que termine con un texto de nuevo de Wikipedia, pues yo no lo podría explicar mejor:

El pensamiento griego ya podía concebir que el fin del hombre estuviera fuera de sí mismo o fuera trascendente, por lo cual todas las acciones humanas se realizan con un fin posible que a su vez se supedita a otros hasta llegar a un fin último tras el cual no hay ninguno más y que da la razón o justificación a los otros. Este fin último es la felicidad o eudaimonía, y para Aristóteles todos los hombres están de acuerdo en perseguirla, pero en desacuerdo sobre en qué consiste. Por eso propone que el fin del hombre o su felicidad es algo estrictamente individual y consiste en su autorrealización. Unos son felices haciendo dinero; otros, recibiendo honores y agasajos… Cada cual posee el secreto de su propia felicidad. Pero para eso hay que conocerse bien a uno mismo, claro está, y saber qué se quiere.

Pero ¿qué buscan todos los hombres? Según Aristóteles, lo que buscan debe cumplir varias condiciones:

  • Ser un bien perfecto, que se busca por sí mismo y no por otro superior a él, esto es, que no sea trascendente.
  • Que sea un bien suficiente por sí mismo, de manera que quien lo posea ya no desee otra cosa.
  • Que sea el bien que se consigue con el ejercicio de la actividad más propia del ser humano, del ser hombre, según la virtud más excelente.
  • Que este bien se consiga con una actividad continua.

Cada persona desempeña una función en su sociedad y para desempeñarla bien ha de adquirir virtudes que le ayuden a hacerlo. Pero si hay una función propia del ser humano como tal, la felicidad consistirá en ejercerla a lo largo de toda la vida y la virtud que ayude a ella será la más perfecta.

Por otra parte, las acciones que tienen un fin en sí mismas son más perfectas que aquellas cuyos fines son distintos de ellas, porque en este caso los efectos son más importantes que las acciones. Por ejemplo, pasear o charlar con los amigos son acciones que se realizan por sí mismas, mientras que ir a un lugar determinado se hace por llegar a él. Las acciones más cercanas a nosotros mismos son las que nos hacen más felices, y nada hay más cercano a nosotros que nuestro propio pensamiento; la felicidad es contemplativa más que activa. Para lograr este tipo de felicidad son precisas según Aristóteles dos tipos de virtudes: las dianoéticas o de la inteligencia y las éticas o del carácter. Virtud dianoética es la prudencia, que constituye la sabiduría práctica y que casi siempre consiste en el justo medio o término medio entre el defecto y el exceso; así, por ejemplo, la virtud del valor estará entre la cobardía y la temeridad. Otro elemento es necesario para la felicidad: compartirla y vivir en una comunidad regida por buenas leyes. La ética exige, pues, la política.

12 comentarios
  1. Kokomen Dice:

    Yo soy de ciencias, se me hace complicado seguir según que frases.
    Aunque en algún momento no sea así, tengo claro que lo que todos buscamos en este objetivo nuestro no debería ser otra cosa que felicidad. De estar con los tuyos, de tener y compartir y también porqué no, sentirse realizado.
    Saludos amigo.

  2. Marti Dice:

    Interesantes reflexiones, Mr Growth. Se han escrito ríos de tinta sobre el concepto felicidad. Muchas veces se plantea como una meta o fin último a conseguir en la vida. Personalmente creo que la felicidad es una cuestión de actitud. Hay personas que, independientemente de sus circunstancias y entorno, deciden ser felices. Y se les ve. Lo irradian. Creo que esa actitud va ligada al concepto de “mejora continua”. El hecho de sentir felicidad (?) por el hecho de conseguir algo en concreto creo que más bien es un estado emocional pasajero, una especie de alegría transitoria, intensa en el momento de conseguirlo pero que tiende a desaparecer paulatinamente. Leí un estudio de personas a las que les había tocado la lotería (grandes cantidades) y un año después no sentían un nivel de felicidad (?) mayor que antes de tocarles el premio.
    Coincido en la importancia de la autorrealización como algo directamente conectado a ese concepto de felicidad. Necesaria mucha introspección personal para comprender qué queremos, qué nos motiva realmente y qué estamos dispuestos a hacer para conseguirlo.
    Y, aunque daría todo esto para un largo debate, creo firmemente que todo está relacionado con la gratitud (dar gracias cada día por lo que tienes mientras te esfuerzas en mantener una actitud de conseguir lo que realmente quieres) y con la contribución: sin duda, una de las mejores formas de sentirse feliz (?) es ayudar a alguien, aportar valor, sentirse útil.

    Gracias por el artículo.

    • Mr Growth Dice:

      Enorme comentario Marti, esto da para una buena conversación.

      En mi opinión estar bien es una cuestión de actitud, miro a mi alrededor y los que están bien son por que quieren estarlo y hacen las cosas que les hace estar bien, en contra de los que están algo peor. Por ejemplo si el deporte te hace sentirte bien, pues hazlo, no esperes a estar bien para hacerlo. Aquí el orden de los factores si importa.

      De todos modos a largo plazo y pensando en grande creo que hay que buscar la autorrealización para ser completamente feliz, no como una meta si no como un camino. Pero como bien indicas esto requiere una introspección que la mayoría no hace.

      Sobre el tema de la lotería es muy curioso, yo leí que el 80% de los premiados al cabo de 5 años tiene menos dinero que antes de que les tocase, ausencia de educación financiera supongo.

      Podría estar escribiendo horas de este tema.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

  3. IvanC23 Dice:

    El concepto de felicidad que palabra mas ambigua, que le pregunten a un budista que es felicidad, o un afgano o quizas a un estadounidense, podríamos preguntar en España también en el norte o en el sur. A un pintor o un ingeniero. Pienso que hay que tener metas en la vida, pero el problema radica en como alcanzamos esas metas. Como bien dices en el equilibrio está la virtud.

    Saludos.

    • Mr Growth Dice:

      ¿Sabes lo curioso? Qué todos ellos encuentran su autorrealización. Conozco algo el mundo budista y ellos priorizan la autorrealización sobre cualquier otro escalón.

      ¿Cuál es esa autorrealización? Esa respuesta está en lo más profundo de nosotros. Maslow te da la guía, pero el camino, el destino, es tuyo, personal e intransferible.

      Un abrazo amigo.

  4. IvanC23 Dice:

    El concepto de felicidad que palabra mas ambigua, que le pregunten a un budista que es felicidad, o un afgano o quizas a un estadounidense, podríamos preguntar en España también en el norte o en el sur. A un pintor o un ingeniero. Pienso que hay que tener metas en la vida, pero el problema radica en como alcanzamos esas metas. Como bien dices en el equilibrio está la virtud.

    Saludos.

    • Mr Growth Dice:

      ¿Sabes lo curioso? Qué todos ellos encuentran su autorrealización. Conozco algo el mundo budista y ellos priorizan la autorrealización sobre cualquier otro escalón.

      ¿Cuál es esa autorrealización? Esa respuesta está en lo más profundo de nosotros. Maslow te da la guía, pero el camino, el destino, es tuyo, personal e intransferible.

      Un abrazo amigo.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] y lo que es mejor, nos dejará más tiempo para cultivar el crecimiento personal que como ya hemos dicho no está en la […]

  2. […] del desarrollo personal o de la autorrealización que comentábamos hace unas semanas. Pongo el ejemplo de Ana Patricia Botín, la cual ha cogido la […]

  3. […] y lo que es mejor, nos dejará más tiempo para cultivar el crecimiento personal que como ya hemos dicho no está en la […]

Los comentarios están desactivados.