El mayor error de Warren Buffett

Paseando estos días por mi querido Madrid me asombro al ver la campaña publicidad que Disney está realizando con Star Wars, lo que me hace recapacitar sobre la potencia económica de ciertos tipos de empresas. Esto me recuerda una historia de un discurso Warren Buffett dio hace dos décadas a un grupo de estudiantes de la universidad de Carolina del Norte donde detalla su peor error de inversión hasta ese momento. Para esta entrada me he basado en este artículo, traduciéndolo, resumiéndolo e incluyendo comentarios propios.

En 1966, toda la compañía Disney se vendía por $ 80 millones y tenía balance sin deuda. Warren Buffett descubrió esto. Viajó al sur de California y se reunió con el chico de Kansas City que dirigía aquella empresa, un tal Walt Disney. Disney le mostró la propiedad y habló de una nueva atracción que estaban instalando, los Piratas del Caribe, que costó $ 17 millones. La razón de Wall Street no tenía interés en la empresa era que estaba ganando un montón de dinero con Mary Poppins, pero no había nada en el scope por lo que los ingresos se esperaba que cayeran.

Convencido de que había algo allí y satisfecho con los aspectos económicos, Warren apretó el gatillo. Utilizó $ 4 millones del capital de su sociedad para comprar una participación del 5%. Su pensamiento fue que la empresa tenía más de 200 películas en el sótano que podría ser reproducidas una y otra vez, ofreciendo interesantes ganancias futuras. Por otro lado tenían 300 acres en el condado de Orange, donde el parque de Anaheim atraía a 9 millones de clientes al año.

Un año más tarde, Buffett vendió la participación por $ 6 millones. En ese momento, se sentía bien por ello. Sin embargo, con perspectiva, fue uno de los peores errores de su larga e ilustre carrera.

La tesis original de Warren resultó ser correcta. La compañía Disney tenía un modelo de negocio especial, que le ha dado continuamente beneficios de la propiedad intelectual, una y otra vez. Charlie Munger, socio de Warren, como siempre expresa esta idea mucho mejor que yo, refiriéndose a Disney como una empresa petrolera que bombea el dinero de la tierra, sacándolo generación a generación.

En estos momentos estamos invadidos por el futuro inminente de Star Wars. Es un hecho que los ingresos de merchandising van a superar a los de las entradas de la película. Esto es un flujo retroalimentado, cuanto más merchandising se venda, más conocida será la película, lo que a su vez provocará que más gente vaya a verla y más merchandising a su vez comprará. Además esto lleva a las familias a los parques de Disney, lo que refuerza su afinidad con la marca, reforzando aún más el ciclo de retroalimentación.

Por otro lado Disney es dueño de Pixar, una de las empresas más brillantes de las últimas décadas, que ha redefinido el sentido de lo que es una película de animación, con menos de 30 años de vida.


¿Cómo de grave fue el error de Buffett?
Actualizando el cálculo con unos pocos ajustes rápidas, parece que su posición estaría en algún lugar entre $ 12 a $ 15 mil millones en la actualidad, incluyendo dividendos y spin-offs. Si hubiera optado por reinvertir los dividendos de nuevo en la empresa, la riqueza sería exponencialmente mayor. La participación actual en Disney estaría mucho más diversificada que en 1966, ya que ahora tiene exponencialmente más películas, varias veces el número de parques temáticos, una de las mayores empresas hoteleras de la Tierra, la cadena deportiva más grande en el mundo, su propio canal de televisión y muchos más estudios de producción de contenido, incluyendo Pixar, Lucasfilm y Marvel.

Cuando entendemos las implicaciones de este hecho podemos cambiar la forma de pensar sobre la gestión de carteras. El mayor inversor del siglo XX podría haberse retirado a los 36 años. Warren sólo tenía que quedarse quieto y como el mismo dice sentarse sobre las acciones durante varias décadas, con actividad cero durante los últimos 50 años y aún así habría terminado multimillonario. Como él señala, este error no aparece en cualquier lugar. Nunca estará en una cuenta de resultados o en un balance y, sin embargo, es real. Parafraseando a su sentimiento, errores de omisión son tan peligrosos como los errores de comisión. Las personas no reconocen esto debido a un sesgo cognitivo que surge de la evolución humana conocida como aversión a la pérdida (fuerte tendencia de las personas a preferir no perder antes que ganar).

Las lecciones que podemos aprender de la pérdida de Warren:

No importa lo listo que eres, vas a cometer errores. Acéptalo. Tenemos que tener sentido del humor al respecto, y eso es fácil decirlo y difícil hacerlo especialmente en temas que nos tocan el bolsillo. Parafraseando al mismo Buffett sólo tienes que hacer unas pocas cosas buenas en la vida siempre y cuando no hagas muchas cosas mal.

A veces, una ganancia rápida puede ser una gran pérdida a largo plazo. Hay sólo un puñado de empresas en el mundo que son verdaderamente excepcional debido a las ventajas competitivas, empresas que son difíciles de replicar y difíciles de destruir. Cómprelas y aférrese para salvar su vida, a través de las burbujas y estallidos, subidas y bajadas, y todo lo demás.

Todo el mundo es consciente de, por lo menos, un par de estos negocios excepcionales y con frecuencia no van a hacer nada al respecto durante su vida. Van a pasar toda su vida sabiendo lo que necesitan saber para construir una fortuna y nunca levantan un dedo para que esto ocurra. Hay una desconexión entre el saber y el hacer.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla clicando en los iconos inferiores de las redes sociales. También te puedes suscribir por mail informando tu correo en el widget de la columna de la derecha. Gracias por pasarte por aquí.

7 comentarios
  1. JJT Dice:

    Hasta el gran Warren comete errores.Todos hemos tenido acciones que si no hubiéramos vendido tendríamos plusvalías enormes,pero el miedo a perder las ganancias y la necesidad de tener beneficios rápidos nos hacen equivocarnos.Gran entrada.

    • Mr Growth Dice:

      Así es, hasta el gran Warren. Tenemos que asumir que cometeremos errores.
      De hecho vender un gran negocio casi siempre suele ser una mala idea.

      Gracias por tu comentario.

  2. Pedro Dice:

    Hola,

    Muy buena entrada, al nivel al que nos tienes acostumbrados.

    Perdona por el off topic, pero he intentado buscar la entrada en la que cuentas porque compraste Google y no la puedo encontrar. La has retirado?

    Un saludo!
    Pedro.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] esto, tampoco vale de nada fustigarse por cometer fallos, por que siempre los cometeremos, hasta Buffett se equivoca. Lo que debemos de intentar es en cada error analizarlo para no volver a repetirlo, […]

  2. […] Todo el mundo se puede equivocar en la inversión, hasta el gran Warren Buffett lo hizo. […]

  3. […] además que la idea del blog es hacer que cada uno piense y analice por su cuenta ya que si hasta Warren Buffett se equivoca imaginaos […]

Los comentarios están desactivados.