Cómo ser un contrarian si inviertes en dividendos

¡Hola!

En primer lugar quiero agradecer a Víctor la oportunidad de colaborar en su blog, al que sigo desde hace tiempo.

Tras haber practicado varias estrategias, la inversión en dividendos es la que más me atrae al ofrecer la oportunidad de comprar acciones y disfrutar de unos ingresos recurrentes sin tener que hacer nada más que conservarlas.

Esa es la esencia de Despierta Tu Dinero, enseñar a invertir en la Bolsa para que sea tu dinero el que trabaje para ti y te genere ingresos. Así que le propuse a Víctor escribir sobre esta idea fundamental y, al mismo tiempo, hacer referencia al nombre de este blog, Contrarian.

Y este es el resultado, un artículo en el que voy a compartir contigo cinco puntos que considero imprescindibles para ser un verdadero contrarian al invertir en dividendos. ¡Vamos allá!

1) Busca DIVIDENDOS REALES

Hace unos años se puso de moda, sobretodo en España, el scrip dividend, llamado también dividendo flexible. Se trata de una modalidad en el pago de dividendos en el que la empresa emite nuevas acciones a través de una ampliación de capital liberada y da la posibilidad a sus accionistas de que elijan entre el pago en acciones o en efectivo.

Hablando con claridad, esas empresas intentan que elijas las acciones diciéndote que te ahorras impuestos en el momento de recibirlas, ya que no se consideran ganancias patrimoniales. Sin embargo, los scrip dividends tienen un lado oscuro, muy oscuro, y es que si ese nuevo capital ampliado no se amortiza, ese “dividendo” en realidad no representan una remuneración para ti.

Recuerda que a causa de la ampliación de capital habrá más acciones en circulación y el beneficio y dividendo por acción futuros también será menor, ya que tendrán que cortar el mismo pastel en más trozos y más pequeños.

Si elijes el efectivo, renunciarás a una parte de los dividendos futuros y, si te quedas con las acciones, lo único que haces es conservar tu porcentaje de la empresa, con lo que en realidad no te habrán pagado nada.

Por lo tanto, como buen inversor que busca obtener una rentabilidad por dividendo atractiva, deberás dejar de considerar el scrip dividend como un dividendo y no incluirlo al calcular la rentabilidad de tu cartera, tal y como hace la mayoría.

También puedes alejarte por completo de las empresas que intenten engañar a sus accionistas con estas artimañas, aunque si realmente sigues teniendo tus motivos para invertir en ellas, deberás calcular tu rentabilidad por dividendo teniendo en cuenta sólo la parte del dividendo en efectivo.

Así pues, si quieres actuar como un contrarian en la inversión en dividendos debes evitar caer en la trampa de pensar que un scrip dividend es un dividendo para ti y aceptar que no representa ninguna remuneración para ti.

2) Aléjate de las empresas que todo el mundo tiene pero que no te convienen

Hay algunas empresas que tradicionalmente han sido consideradas como “imprescindibles” para cualquier cartera orientada al cobro de dividendos.

Sin embargo, analizando un poco sus estados financieros te das cuenta de que algunas de ellas ya no son lo que eran, que tienen ingresos y beneficios decrecientes durante los últimos años, una deuda enorme y creciente y una rentabilidad sobre sus fondos propios inferior a la media.

Además, su rentabilidad por dividendo tampoco es ninguna maravilla. Entonces, ¿por qué muchas personas quieren incluirlas en sus carteras? Sinceramente, no sé la respuesta, aunque imagino que como todo el mundo las tiene, la gente tiende a pensar que es lo correcto y no quieren llevar la contraria a la mayoría. Tú, en cambio, cómo buen contrarian sí querrás 😉

Por eso, si quieres realmente actuar como un contrarian, debes ser capaz de ir en contra de la manada cuando sus intereses no coincidan con los tuyos. Debes ser capaz de hacer tus propios análisis, sacar tus propias conclusiones y decidir qué inversiones te convienen más según tus objetivos.

3) Compra cuando la mayoría quiere vender

Te habrás dado cuenta de que la mayor parte del tiempo las acciones están caras y te ofrecen una rentabilidad por dividendo baja, del 2%, 3% o 4% bruto (sin contar los scrip dividend, que a pesar del nombre que le pusieron los de marketing, ya sabes que no son un dividendo real).

Por este motivo, es precisamente cuando las Bolsas se desploman durante varias semanas seguidas cuando se empiezan a ver rentabilidades por dividendo superiores a la media.

Es cuando la mayoría, que ha estado comprando caro durante los meses o años anteriores, se empieza a preocupar y quieren desprenderse de sus acciones porqué no soportan ver su precio reducido a la mitad.

Y es precisamente en estas circunstancias, cuando la mayoría quiere vender, cuando debes plantearte comprar acciones de los buenos negocios que te gustan a muy buenos precios. No sólo conseguirás una rentabilidad por dividendo inicial neta del 5%, 6%, 7% o superior, sino que además disfrutarás de un margen de seguridad mucho más amplio.

Recuerda, actuar como un contrarian implica comprar cuando la mayoría quiere vender, aumentando así la rentabilidad de tus inversiones al mismo tiempo que disminuyes su riesgo.

4) Ten más paciencia que la media

Si quieres disfrutar de una rentabilidad por dividendo superior a la media deberás comprar buenas empresas a un precio más barato que la media. Obvio, ¿verdad? Sin embargo, el ser humano parece ser impaciente por naturaleza, con lo que la mayoría de la gente no puede estar en liquidez.

Parece ser que a muchas personas el dinero les quema en las manos y que, cuando tienen cualquier cantidad disponible para invertir, sienten la necesidad de comprar alguna acción, aunque esté cara y su rentabilidad inicial no sea muy atractiva.

Si quieres realmente conseguir una mayor rentabilidad que la mayoría, debes tener más paciencia que la mayoría.

Y esto implica a veces pasarte meses y meses sin comprar nada, esperando a que la locura que periódicamente llega a la Bolsa haga que sus precios se hundan y aparezcan las oportunidades que los inversores más rentables están esperando.

Recuerda, para actuar como un contrarian debes tener una paciencia superior a la media y ser capaz de esperar a que la impaciencia de otros te ofrezca las mejores oportunidades de inversión.

5) Exige la rentabilidad por dividendo inicial que tú quieras

Mirando cualquier estudio sobre la rentabilidad media por dividendo del Ibex35, para poner un ejemplo muy cercano de la Bolsa española, podrás observar que esta se sitúa en torno al 3,5% entre 1995 y 2015.

Dicho en otras palabras, la rentabilidad por dividendo media bruta de las 35 empresas más grandes de la Bolsa española durante los últimos 20 años ha sido aproximadamente del 3,5% anual.

Muchos inversores en dividendos se proponen igualar esta cifra o superarla ligeramente. Sin embargo, ganando un 3,5% bruto anual vía dividendos significa que si estás en el primer tramo impositivo en el que pagarás actualmente un 19% de impuestos, tu rentabilidad neta será sólo del 2,84%.

¡Ojo! Si quitas la parte del scrip dividend que muchas empresas españolas llevan a cabo actualmente, tu rentabilidad será todavía menor, con lo que algunos años puede que incluso ni cubras la inflación.

Por lo tanto, debes exigir una rentabilidad por dividendo inicial mucho más alta para cada una de tus compras. No debes dejarte llevar por el mercado y pensar que si la mayoría consigue eso, es lo único a lo que puedes espirar.

Pero, ¿qué rentabilidad inicial es suficiente? Pues dependerá de ti, la que tú quieras y creas que puedas conseguir según las circunstancias del mercado. En mi caso, por ejemplo, exijo una rentabilidad por dividendo neta inicial superior al 5% para hacer una primera compra parcial. Luego, si el precio sigue bajando y sobrepasa el 6%, voy completando la posición.

Intento, además, centrarme especialmente en empresas que vayan aumentado el dividendo por acción año tras año, de manera que la rentabilidad que consiga año tras año sobre la inversión inicial también aumenta.

Así que si quieres actuar como un verdadero contrarian, la rentabilidad por dividendo media del Ibex35 o de cualquier otro índice no tiene por qué ser tu referencia a batir, sino que puedes proponerte metas más ambiciosas y tratar de superarte a ti mismo año tras año.

Conclusión

Si quieres que la rentabilidad por dividendos de tu cartera sea superior a la media, debes actuar como un contrarian. Sólo haciendo cosas distintas a la mayoría obtendrá resultados distintos.

Y, en el caso de la inversión en dividendos, esto significa buscar empresas que paguen buenos dividendos reales, alejarte de las acciones que todo el mundo tiene pero que no te convienen y comprar cuando la mayoría quiere vender.

Además, deberás tener una paciencia superior a la media para esperar las mejores oportunidades de inversión con las que podrás exigir una rentabilidad superior a la media antes de comprar.

Autor: Marc Alomar

2 comentarios
  1. Adrián Dice:

    Gran artículo Marc, concentra la mayoría de ideas a tener en cuenta al invertir en dividendos.
    Yo añadiría buscar empresas que aparte de pagar bien no paren de aumentarlo. Es decir, negocios que empiezan dando un bajo dividendo pero las miras y ves que llevan aumentándolo 6 años seguidos y la rentabilidad bruta empieza ser alta. Es mi opinión va.
    A mi personalmente me gustan los dividendos y creo que cuanto más pasen los años más “repartedividendos” compraré. Por ahora me limito a tener alguno en cartera para dar rentabilidad y estabilidad en general.

    • Marc Dice:

      ¡Hola, Adrián!
      Coincido contigo en que el buscar dividendos crecientes es una muy buena manera de conseguir aumentar la rentabilidad, tal como comento en el quinto punto. Combinado con una RPD inicial aceptable, hacen un buen mix para tener una rentabilidad buena en el global de la cartera.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Marc

Los comentarios están desactivados.