No hables de tus metas

Hace unos días, viendo una infografía sobre los hábitos de las personas ricas, me sorprendió uno de ellos, que no llegué a comprender:

Cuenta sus planes al mundo: Rico 6%. Pobre 69%.

Les pregunté a mis amigos, a mis compañeros de trabajo. No podía ser. ¿Por que es malo hablar de tus planes? Como no recibí una respuesta clara acabé buscando en Google.

300.000 resultados, parece que yo era el único que no sabía que hablar de tus metas te aleja de ellas. 

¿Pero como podía ser? ¿Qué sentido tenía? Intenté indagar el la psicología de este hecho.

El blog de David Cantone expone perfectamente el problema:

Tienes un proyecto entre manos que te tiene muy ilusionado. Incluso te cuesta conciliar el sueño. Tienes unas ganas locas de compartir con otra persona tu planes. Al final acabas contándoselo a tu madre y a tus amigos. De hecho, casi cada día les hablas de ello.

Mal. Sin tú saberlo cada vez que le cuentas a alguien tus planes te estás alejando de tu meta.

¿Cómo puede ser? ¿No debería ser bueno contarles a otros sobre nuestros proyectos? Así nos pueden apoyar o aconsejar, ¿no?

NO. Evita siempre que puedas contar a otros los proyectos que tienes en mente llevar a cabo o no se harán realidad.

Estudios demuestran que aquellas personas que hacen públicas sus intenciones es menos probable que terminen por llevarlas a cabo. Por contra, quienes no hablan de sus planes tienen más probabilidades de llevarlos a buen término.

La explicación:

Si hablas de tus proyectos o planes con otras personas creas en tu cerebro la ilusión de que ya lo has llevado a cabo. Eso te produce una satisfacción, suficiente para perder motivación en lo que planeabas hacer.

Como dijo Derek Sivers, de quien descubrí esta teoría en que se basa el artículo: “El cerebro confunde el decir con el hacer”.

¿Qué sucede cuando nos sentimos satisfechos? Que ya no queremos más. Por lo tanto, no seguimos buscando eso que se supone que nos tendría que reportar la satisfacción, es decir, la terminación del proyecto.

Tiene sentido, ¿verdad? ¿Cómo te sentiste la última vez que hablaste con alguien de un proyecto en el que estabas trabajando? Te sentiste bien estoy seguro. Una sensación de realización personal recorrió tu cuerpo.

Cuando eso ocurre mentalmente estás sustituyendo el auténtico logro (acabar tu proyecto) por una simulación del logro (“realidad social” de algo que no ha ocurrido).

La realidad social en este caso se produce cuando uno dice algo y otros lo escuchan. Ese algo es percibido como real (realidad social) sea real o no lo sea.

Por lo tanto, no es tanto el decir tus planes en voz alta sino el hecho de que sepas que otra persona conoce tus planes. Es esa realidad social lo que te hace sentir de forma prematura una sensación de satisfacción por algo que todavía no se ha llevado a cabo.

Por la misma razón, en otro estudio se ha descubierto que si tienes éxito en un objetivo (comer comida sana) al servicio del cumplimiento de una meta mayor (estar en buena forma) eres más propenso a reducir tus esfuerzos en otros objetivos (por ejemplo hacer ejercicio o dejar de fumar) conducentes a esa misma meta. ¡Interesante!

¿La solución?

Haz más habla menos.

16 comentarios
  1. pedro luis Dice:

    El comentar mis planes hace que personas ajenas a mi mundo objeten mi operativa obligándome a recapacitar. Interpreto la bolsa,sus operativas como una aplicación del sentido común,la teoría austriaca,la del ciclo,la reflexibidad de Soros,etc,etc,lo son.

    • Víctor Morales Dice:

      Hola Pedro Luis.

      Es normal que lo comentes, el ser humano necesita validación, pero desde el punto de vista psicológico comentar las metas no suele ser una buena decisión. Soros de hecho suele hacer lo contrario, meter miedo al mercado para el comprar barato. Decir que sus metas son las opuestas para conseguirlas.

      De todos modos la entrada se refiere a las metas, no tanto a la operativa diaria en la Bolsa, aunque en este caso tampoco creo que sea muy bueno buscar validación de las inversiones, como hemos visto muchas veces las mejores inversiones son cuando estás en contra del mercado. Si mi entorno tuviese que validar mis inversiones seguramente fuesen inversiones erróneas.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      • Pedro luis Dice:

        Lo que busco es que maten mi operativa a muy largo plazo.
        En cuanto a Sofos, me refiero al fenómeno “reflexibidad” ,la opinión de los partícipes influye en la cotización.
        Gracias y suerte.

        • Víctor Morales Dice:

          Hola Pedro Luis.

          Tratar de tener opiniones contrarias a las tuyas es muy positivo, de hecho Charlie Munger lo suele recomendar. Creo que este estudio se centra más en anunciar a bombo y platillo las metas, siendo nuestro cerebro engañado y posicionándose en una situación de que lo has conseguido antes de empezar.

          Gracias por tu aportación.

  2. Miguel Illescas Dice:

    Hola Victor.
    No se que decirte. Yo siempre he pensado que cuando cuentas lo que quieres hacer, creas un compromiso.
    Yo tengo clara mi edad de jubilación, se la he contado a todo el mundo. Me suelen mirar con escepticismo, pero mi compromiso es firme, y lucho con todas mis fuerzas por conseguirlo.
    Para mi, ese compromiso fuerte, que es a todos los niveles, me está haciendo conseguir lo que busco.
    No tengo ni idea si a esa edad determinada, habré conseguido el objetivo, o simplemente seguiré trabajando, pero haciendo lo que me gusta. El futuro siempre es incierto.
    Algunos gurús de la autoayuda, dicen que la palabra tiene mucho poder. Afirman que es necesario escribir las metas, repetirlas en voz alta, y como te he dicho, contarlas…a mi me funciona, pero eso no quiere decir que tenga que ser siempre así.
    Un abrazo.

    • Víctor Morales Dice:

      Hola Miguel.

      La verdad es que y también había escuchado lo de escribir, pero creo que se refiere más a pequeños propósitos y menos a metas.

      No me considero un experto en psicología, sólo incluí este artículo con referencias a estudios por que me parecía interesante. Creo que muchas veces pecamos de decir nuestras metas y luego no hacerlas, pecando un poco de charlatanes y quizá estos estudios aporten luz sobre esa situación.

      Estoy seguro que te jubilarás antes de tu fecha planificada 😉

      Un abrazo y suerte.

      • Miguel Illescas Dice:

        Muchas gracias Victor.
        No te preocupes, se que por el artículo que sólo eran referencias interesantes. Es cierto que puede suceder que al contar tus metas, algunos “amigos y familiares” te obliguen a que te plantees los objetivos.
        A veces esos objetivos pueden ser mera ilusión, pero factibles. Cuando los sometes a debate, puede que te obliguen a admitir que eran difíciles de conseguir y los abandones.
        Creo que por ahí va la idea.
        Moraleja, no dejes que nadie te diga que algo es imposible. Imposible no existe en la realidad, sólo está en nuestra mente.
        Un abrazo.

        • Víctor Morales Dice:

          Hola Miguel.

          Lo curioso de los estudios no es que tu entorno te diga que no es posible, si no que tu mismo te ves en esa situación, en ese objetivo conseguido y pierdes fuerza por hacerlo.

          De todos modos creo que hay cierta obsesión con la IF, sinceramente.

          Un abrazo.

  3. Adrián Dice:

    Interesante reflexión. Como escribe Miguel, muchos oradores y escritores de autoayuda recomiendan escribir y decir tus planes y objetivos. Yo creo que depende de la cosa a tratar, de la clase de entorno…
    En mi caso personal cada vez cuento menos mis planes e ideas, la razón es que vivo en una zona de España muy…. cerrada y anticuada, y cuando cuento algo todos me miran con cara de: que dice este niño? que vas hacer hombre! si fuera tan fácil…. Así que si es bueno no contarlos mejor jajaja

    • Víctor Morales Dice:

      Animo Adrián.
      Lo que hará que consigas tus metas no es ni que las digas, ni que las valide tu entorno. Lo que hará que consigas tus metas será tu dedicación y esfuerzo por conseguirlas.

      Un abrazo.

  4. Mucho Invertir Dice:

    Yo sí he contado a todo el mundo que mi objetivo es dejar de trabajar (al menos como ingeniero y para un tercero, y con la obligacion de hacerlo). Lo llevo pregonando desde que empecé a trabajar. Y sigue siendo mi meta y objetivo principal, así como mi tema de conversación favorito. Puede que haya sido un error, no lo sé, pero mi afán es tan grande que aún así sigo como el primer día, o más, puesto que lo estoy ya veo la luz al final del túnel. Además he conseguido un par de seguidores amigos míos, y eso ayuda mucho. También tengo otras personas que cuando hablo de eso les entra el chip de ir en mi contra y rebatirme todo hasta de forma personal,.. pero bueno.
    Un abrazo contrarian!!!

    • Víctor Morales Dice:

      Hola Mucho Invertir.

      Ánimo con tu meta. Aunque como sabes lo importante es disfrutar del camino, si no de nada habrá servido.

      Un abrazo.

    • Miguel Illescas Dice:

      Hola Mucho Invertir.
      Yo también tengo algún “Contrarian” en mi trabajo, je, je. No hay forma, el que no quiere ver…
      Mi forma de autoafirmarme en mi propósito me está dejando mucho más cerca. Yo veo ya la luz al final del tunel.
      Un abrazo.

    • Cazadividendos Dice:

      Me ha encantando el artículo. Yo, como Miguel y Mucho Invertir, explico mis objetivos a la gente que tengo alrededor. Supongo que dependerá mucho de tú carácter y que algunas personas “pierden fuerza” al sentirse realizadas al explicar sus metas. En mi caso refuerza el objetivo. Estoy convencido de que sin esfuerzo no se logrará y hablar de él me da fuerzas para seguir.

      Un fuerte abrazo.
      Czd.

      • Víctor Morales Dice:

        Hola Cazadividendos.

        Me alegro que te haya gustado la entrada, ya sabes que este blog suele ser ciertamente contrarian 😉

        Todos los comentarios se han centrado en la meta de la IF, es curioso que tanta gente tenga esta meta. No olvidemos que la vida es lo que nos pasa mientras hacemos otros planes.

        Un abrazo.

        • Cazadividendos Dice:

          Bueno, yo particularmente no hablaba de la IF, sino de objetivos mucho más a corto plazo. Los míos conocen lo que quiero hacer porque me encanta que me critiquen para ver otros puntos de vista. Si me encierro en mi percepción, seguro que más de una vez me acabo equivocando. En cambio, si otros me dan su opinión, puedo ver inconvenientes que inicialmente no había tenido en cuenta. Cuatro ojos ven más que dos, como repetía constantemente un jefe mío que era un fanático del trabajo en parejas 🙂

          Un abrazo,
          Czd

Los comentarios están desactivados.