¿Y si invertimos en fondos?

Hace unos días leí la noticia de que algunos de los antiguos gestores de Bestinver iban a montar un nuevo fondo.

Si seguís este blog ya sabréis que tengo un gran respeto por este fondo y especialmente por quien fue su autor, sin duda uno de los mejores inversores de la Historia, Paco Paramés.

Paramés consiguió una rentabilidad de más del 17% anualizada durante más de 20 años. Pocas personas en el mundo pueden decir eso (de hecho consiguió un 19% pero el 2% es la comisión que cobra el fondo). De ahí se ganó el apelativo el Warren Buffett europeo.

Gráfico: Bestinfond Vs. Índice de referencia

No me planteo entrar en fondos, pero este es especial. Sigue los pasos del value investing y su política la valoro profundamente. Aunque no compartimos exactamente forma de invertir (crecimiento vs value) muchos de los puntos son similares: análisis fundamentales de empresas, ir a largo plazo, huir de las modas,… Además como ya hemos comentado las líneas que diferencian los tipos de inversión a largo plazo y por fundamentales son verdaderamente difusas.

A partir de esta noticia comencé a valorar la opción de entrar en este fondo, aunque no al principio, donde piden 40.000€, lo que no me permitiría diversificar la cartera a mi gusto. Esta cláusula seguramente dure sólo unas semanas hasta que se estabilice el funcionamiento del fondo. Pero aunque lo considero una opción excelente, pensándolo profundamente y atendiendo los consejos de P. Lynch seguiré siendo un stock picker o seleccionador de acciones.

Elegir tus propias acciones tiene ciertas ventajas que el gran Gregorio Hernández detalló mejor que lo puedo hacer yo.

Copio la información del blog de referencia de inversión en España:

1. Renta periódica: Una cartera de valores genera una renta por los dividendos que pagan las acciones que forman la cartera. Esta ventaja es importantísima. El dinero obtenido por el cobro de dividendos puede utilizarse con total flexibilidad; reinvertir en la compra de más acciones, destinarlo al consumo o al pago de gastos básicos (electricidad, agua, comunidad de propietarios, etc.), pago de la hipoteca de un inmueble (vivienda habitual, segunda residencia, local para un negocio, inmueble destinado al alquiler, etc.), pago de las letras de un vehículo, etc. Y todo ello sin necesidad de vender las acciones. A lo largo de la vida del inversor el destino de los dividendos puede ir variando con una flexibilidad total dependiendo de sus necesidades y de la etapa de su vida en que se encuentre. Obtener una renta periódica invirtiendo en fondos es muy difícil porque la evolución de los dividendos es mucho más estable y predecible que la de las cotizaciones. Para obtener una renta regular de un fondo de inversión hay que vender participaciones, y eso supone reducir el tamaño de nuestro patrimonio. Por tanto no sería una verdadera renta (como en el caso de los dividendos) sino una desinversión. Además se corre el riesgo de desinvertir en caídas de mercado.

2. Comisiones más bajas: Las comisiones que se pagan por mantener una cartera de valores son significativamente más bajas que las de un fondo de inversión, y esto tiene una influencia decisiva en la rentabilidad final obtenida. Un fondo de renta variable puede cobrar una comisón total (gestión, depósito, etc.) del 2,00%-2,50%. Hay gente que opina que es una comisión baja porque lo compara con el valor total de la cartera. El problema es que esta comisión se cobra todos los años. La rentabilidad por dividendo de un índice como el IBEX35 no está muy lejos de esas cifras, en algunos momentos puede ser algo superior y en otros algo inferior. Eso supone que el fondo, aproximadamente, se queda con los dividendos cobrados por realizar su trabajo. Para ponerlo en perspectiva imaginemos el caso de un inversor en inmuebles que contrata a un gestor para que le lleve su cartera de inmuebles y a cambio el gestor se queda con todo el dinero obtenido por los alquileres. El inversor mantendría los inmuebles pero no obtendría nada de los alquileres. Además, al invertir directamente en acciones se pueden seleccionar las acciones que paguen dividendos más altos y descartar las que pagan menores dividendos y las que no los pagan, con lo que la rentabilidad por dividendo de la cartera puede ser superior a la del IBEX 35 (o el índice de referencia escogido).

3. Efecto “manada” en los gestores de fondos: Se llama así a la tendencia que tienen los gestores de fondos a realizar una gestión muy similar a la de sus compañeros, diferenciándose poco del grupo de gestores. La consecuencia es que la inmensa mayoría de los gestores realiza una gestión muy pasiva, obteniendo resultados muy similares ( casi siempre inferiores, como reflejan los estudios realizados sobre el tema) a los del índice que utilizan como referencia. En estos casos la supuesta ventaja de la gestión profesional sobre la gestión que pueda hacer un particular se desvanece hasta quedar prácticamente anulada. Hay varias razones para este comportamiento. Una de las más importantes es que los gestores viven de su sueldo, no de la rentabilidad que obtienen en el mercado. Muchos gestores tienen pluses, bonos y demás, pero la hipoteca, la luz y los colegios se pagan con el sueldo. Si se separan del grupo y aciertan pueden obtener una bonificación más elevada, pero si se equivocan y obtienen una rentabilidad muy inferior a la media pueden ser despedidos. Es evidente que la mayoría prefiere no correr el riesgo, no sólo por la posibilidad de ser despedido sino porque, aún en el caso de superar claramente al grupo, la tensión sufrida día a día hasta lograrlo puede ser muy alta. El inversor particular puede comprar valores que no están de moda (y por tanto han caído significativamente) pero tienen unos magníficos fundamentales y unas buenas perspectivas sin preocuparse de los rankings del próximo trimestre. Al seguir al índice los gestores invierten la mayor cantidad de dinero en los valores más grandes, que no siempre son la mejor opción.

4. Libertad total para invertir o no: El inversor particular no tiene ninguna obligación de estar comprado en todo momento o de vender si no lo desea. En cambio un gestor de fondos no sólo tiene que estar siempre en mercado sino que puede darse el caso de que reciba mucho dinero para invertir (por nuevas aportaciones de partícipes) en momentos en que preferiría no hacerlo y en otros momentos puede verse obligado a vender (por retiradas masivas de los partícipes) cuando su opinión es que es buen momento para comprar en lugar de vender.

5. Agilidad para entrar y salir: Un inversor particular puede entrar y salir de un valor en cualquier momento, ya que sus posiciones son ínfimas en comparación con el tamaño del mercado. En cambio un gestor de fondos puede tardar varias semanas, o incluso meses, en entrar o salir de un valor por el gran volumen de dinero que maneja. Esto puede hacer que el gestor obtenga peores precios (para el conjunto de su cartera) de compra y de venta que el inversor particular. Cuánto más pequeño sea el valor mayor es la ventaja del inversor particular frente al gestor del fondo.

6. Posibilidad de invertir en valores que no están en los índices: La mayoría de los fondos están referenciados a un índice, por lo que ignoran todas aquellas empresas que no pertenezcan a dicho índice. Esto deja fuera empresas muy buenas que por su tamaño o liquidez no cumplen los requisitos para ser incluídas en los índices. En España se pueden citar los casos de CEPSA y Zardoya OTIS, empresas cuya rentabilidad de las últimas décadas está entre las más altas del mercado español y que sin embargo no están en la cartera de muchos fondos por no pertenecer al IBEX 35. Otros fondos sí tienen o han tenido acciones de estas empresas pero en un porcentaje bajísimo, teniendo en cuenta su solidez fundamental, por no estar incluídas en dicho índice. Por otra parte, a veces se incluyen en los índices empresas con una gran capitalización bursátil y mucha liquidez pero cuyos fundamentales y rentabilidad dejan mucho que desear. Un ejemplo de esto último (entre muchos que ha habido, hay y habrá) puede ser Terra. La inmensa mayoría de partícipes de fondos de inversión en España tuvieron una parte de su dinero invertida en Terra durante su caída de 157 a 2 euros, ya que casi todos los fondos tenían acciones de Terra compradas en sus carteras. Muchos de esos fondos, sin embargo, no tenían acciones de Zardoya o CEPSA que tuvieron una revalorización muy por encima de la media mientras Terra caía. Los índices no son una selección de los valores más sólidos y rentables, sino de los más líquidos y con mayor capitalización bursátil. Hay valores muy sólidos que son muy grandes y líquidos pero no es así en todos los casos.

7Los índices bursátiles no reflejan los dividendos pagados por las empresas

Por el contrario los fondos muestran estas ventajas:

1. Es necesario un menor conocimiento: Esta ventaja se produce siempre y cuando se invierta en fondos que a su vez inviertan en índices amplios de mercado sin riesgo de divisa (es decir, cuya moneda sea el euro), como el IBEX 35 o el Eurostoxx 50. Si se invierte en fondos sectoriales (tecnológicas, farmaceúticas, ocio, etc.), de países emergentes o con riesgo de divisa debe tenerse un buen conocimiento para valorar de alguna forma el mercado en el que se desee invertir y poder determinar no sólo la conveniencia de hacerlo o no sino también el momento de entrar y salir. Esto no quiere decir que se pueda invertir en un fondo referenciado al IBEX 35 en cualquier momento, con cualquier cantidad de dinero y sin tener ningún conocimiento sobre la valoración de la Bolsa en dicho momento. Si una persona quiere invertir en Bolsa pero no tiene conocimientos para ello tendrá menos probablilidades de tener un disgusto invirtiendo en un fondo referenciado al IBEX 35 o al Eurostoxx 50 que comprando acciones sin nigún criterio ni estrategia definida. Pero es evidente que cuanto menores sean los conocimientos más probable es que el resultado no sea bueno.

2. Fiscalidad: Actualmente la fiscalidad de los fondos es muy favorable en España. Si se traspasa el dinero de un fondo a otro no hay que pagar nada a Hacienda por las plusvalías obtenidas. Por ejemplo, es posible abrir un fondo de renta variable y al cabo de X años o meses (cuando pensamos que la Bolsa va bajar) traspasar todo el dinero a un FIAMM. Más adelante, si la Bolsa baja podemos volver a traspasar todo el dinero desde el FIAMM al fondo de Bolsa. En todo este proceso no habremos tenido que pagar nada a Hacienda, ni por el dinero ganado con el fondo de renta variable ni por el dinero ganado con el FIAMM. En el momento en que reembolsemos el último fondo en el que hayamos invertido (independientemente del número de traspasos que hayamos hecho) será cuando tengamos que pagar por las plusvalías generadas en todos los fondos, desde el primero hasta el último. El hecho de pagar al final y no en cada traspaso supone que el dinero que no hemos pagado a Hacienda en cada cambio de fondo ha estado en nuestro poder generando mayor rentabilidad.

3. Las decisiones rutinarias de gestión las toma otro: Es función y responsabilidad del gestor de patrimonio decidir en qué mercados se invierte y cuándo. Pero una vez tomada la decisión de invertir en Bolsa de la zona euro (por ejemplo) es el gestor del fondo el que decide continuamente si debe comprar Deutsche Bank o Fortis o si debe vender una parte de las acciones de Telecom Italia que posee para comprar Société Générale y en qué debe reinvertir los dividendos obtenidos de la cartera del fondo. La ventaja es que el estrés que genera la toma de este tipo de decisiones y el tiempo necesario para hacerlo se “traspasan” a otro (el gestor del fondo), con lo que el inversor queda liberado de estos temas. Sin embargo debe tenerse en cuenta que esto supone un costeque no es despreciable en absoluto (comisiones del fondo) y que existe la posibilidad de que el gestor del fondo no acierte en sus decisiones y obtenga un rentabilidad inferior a la que pueda obtener un inversor que gestione su propia cartera de valores. Invertir en fondos supone menos trabajo, pero no asegura mayor rentabilidad.

En cualquier caso, igual que para invertir en empresas hay que analizar empresas, para analizar fondos de inversión hay que analizar fondos de inversión. Si se compra cualquier fondo a cualquier precio en cualquier momento y sin tener en cuenta en qué está invertido el resto del patrimonio es muy probable que no se obtenga un buen resultado. Invertir en un fondo referenciado a un índice general (tipo IBEX 35) reduce el riesgo, pero no lo anula.

Mi conclusión es que los fondos generalmente no son una buena opción. En la mayoría de los casos no superan al índice de referencia, con lo que es preferible un ETF o un fondo indexado al índice si no quieres hacer una inversión activa seleccionando las acciones, opción que a mi juicio es la mejor si tienes un mínimo de interés empresarial.

Dicho esto existen gurús que aparecen cada ciertos años y hacen que unos pocos fondos sean realmente interesantes y me parezcan una opción totalmente válida para o bien depositar toda tu inversión si no estás interesado en el mundo empresarial o un porcentaje de tu cartera.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla clicando en los iconos inferiores de las redes sociales. También te puedes suscribir por mail informando tu correo en el widget de la columna de la derecha. Gracias por pasarte por aquí.

13 comentarios
  1. Kokomen Dice:

    Buenos días, en mi caso yo no contempló la posibilidad de invertir mediante fondos por el motivo que comentas más arriba, ya que la ventaja fiscal, uno de los principales reclamos, no tiene que mantenerse en el tiempo, y más con los tiempos que corren.
    Para ello, y por necesidad de diversificar internacionalmente me planteo la entrada en etf de distribución, que a primera vista tiene las ventajas de las acciones, pero también los inconvenientes, que a mi forma de ver, son menores.
    Un saludo.

    • Mr Growth Dice:

      Hola amigo kokomen.

      Los ETFs me parecen una buena opción, pero fondos de autores que han batido al mercado año sí y año también me parecen mejor opción. Aunque me sigo quedando con la selección propia de empresas, tanto para España como para el extranjero.

      Un saludo.

  2. El joven inversor Dice:

    Ayer pensé en invertir en Azvalor. Esta mañana cogi el libro de Gregorio para recordar porque el no recomendaba fondos, y ahora veo que hace unos días tu también lo pensaste.
    Al final yo creo que lo mejor es tener tus acciones y comparar que acciones compran varios fondos. Si esas acciones se repiten, vemos los motivos y analizamos la empresa por si nos interesa.

    Un saludo

    • Mr Growth Dice:

      Hola.

      Bueno esto da para un debate y además cada uno es cada uno y se sentirá más cómodo con acciones o con fondos.

      Aunque suelo preferir comprar mis acciones y así lo seguiré haciendo, reconozco que Paramés y compañía son extremadamente buenos y seguramente invierta algo con ellos.

      Respecto a la opción de intentar “copiar” a los fondos la desaconsejo ya que ellos no tienen nuestra estrategia (ellos venden, value vs crecimiento), además que nunca conoces exactamente cuando compran y cuando venden y muchas veces no tenemos acceso tan fácil a sus mercados, como cuando compraron las preferentes de Samsung.

      Un saludo.

  3. El joven inversor Dice:

    Ayer pensé en invertir en Azvalor. Esta mañana cogi el libro de Gregorio para recordar porque el no recomendaba fondos, y ahora veo que hace unos días tu también lo pensaste.
    Al final yo creo que lo mejor es tener tus acciones y comparar que acciones compran varios fondos. Si esas acciones se repiten, vemos los motivos y analizamos la empresa por si nos interesa.

    Un saludo

    • Mr Growth Dice:

      Hola.

      Bueno esto da para un debate y además cada uno es cada uno y se sentirá más cómodo con acciones o con fondos.

      Aunque suelo preferir comprar mis acciones y así lo seguiré haciendo, reconozco que Paramés y compañía son extremadamente buenos y seguramente invierta algo con ellos.

      Respecto a la opción de intentar “copiar” a los fondos la desaconsejo ya que ellos no tienen nuestra estrategia (ellos venden, value vs crecimiento), además que nunca conoces exactamente cuando compran y cuando venden y muchas veces no tenemos acceso tan fácil a sus mercados, como cuando compraron las preferentes de Samsung.

      Un saludo.

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Como hace unas semanas comenté, estoy interesado en el nuevo fondo de los exBestinver, azValor. […]

  2. […] Como hace unas semanas comenté, estoy interesado en el nuevo fondo de los exBestinver, azValor. […]

  3. […] con la anterior entrada donde hablábamos de los fondos quiero contaros […]

  4. […] con la anterior entrada donde hablábamos de los fondos quiero contaros […]

  5. […] esta cartera también incluiré una partida seguramente para azValor. Como ya comentamos los fondos no me suelen parecer una buena opción normalmente, pero este es especial y es que […]

  6. […] esta cartera también incluiré una partida seguramente para azValor. Como ya comentamos los fondos no me suelen parecer una buena opción normalmente, pero este es especial y es que […]

Los comentarios están desactivados.